Archivo de la etiqueta: Dios

¿No os parece curioso?

El tiempo elástico

La edad de La Tierra es 4.543 millones años.

Las herramientas más antiguas atribuidas al género homo, encontradas en Etiopía, datan de hace 2,6 a 2,5 millones de años, es decir menos del último 0,06% de la historia del planeta.

Los restos más antiguos de homo sapiens hallados recientemente en Marruecos tienen 315.000 años. La evidencia más antigua de comportamiento humano moderno, encontrada en Sudáfrica, 165.000 años. Es decir, los últimos 0,12% y 0,06% respectivamente de la existencia del género homo.

El neolítico comienza hace 10.000 años, con lo que, contando sólo desde la evidencia sudafricana, el hombre moderno ha vivido en el paleolítico, es decir, como cazador – recolector, el 90,4% de su existencia.

Y en nuestra era, es decir, a partir del nacimiento de Cristo, en que se desarrolla la mayor parte de la Historia que creemos conocer bien, comprende sólo el 1% de la de nuestra especie.

Muchos de los abuelos y aún padres de los que nacimos a finales del siglo XX, aún vivieron en el campo, sin demasiados avances significativos para el común de los mortales desde que el ser humano se hizo agricultor y ganadero.

En los últimos escasos 20 años ya no se concibe una vida sin internet, redes de datos de alta capacidad y dispositivos móviles inteligentes. Algunos llegamos a adultos sin ese contexto.

IMG 002 24h tierra copia

No dudo de la realidad de esa evolución última porque conocí a tres de mis abuelos y mis padres siguen vivos y me contaron cómo era su mundo y yo mismo he experimentado los cambios, pero algo que siempre me ha rondado la cabeza es ¿qué tengo yo de especial para haber nacido y vivir en este preciso segundo de la historia de La Tierra y de mi especie en que parece “precipitarse todo”? ¿no parece demasiada casualidad? A lo largo de mi vida tengo la sensación de que los cambios tecnológicos y políticos siguen una curva exponencial y no lineal y no es sólo sensación, porque esto no lo digo sólo yo, es de dominio público.

¿No os parece un gran “despilfarro” temporal tantos millones de años de tierra yerma, después de vida bacteriana (el 70% del tiempo de formas de vida en la Tierra), el surgimiento posterior de formas de vida fabulosas como los dinosaurios, extinguidas masivamente en el último 2% de la historia del planeta, para en este preciso instante vivir la civilización humana? Independientemente de mis creencias, estoy convencido que en el universo no existe casualidad y sí causalidad, todo tiene un por qué. Y aquí me surge el concepto de tiempo elástico, que no es el mismo que el relativo que ya promulgó Einstein, aunque este en el campo físico puede apuntar a aquel en el metafísico.

¿No será que, en realidad, como en una suerte de Matrix, todos morimos y volvemos a nacer en un escenario “a finales del siglo XX”? Si no tuviera el recuerdo vívido de mis abuelos (pasado) y la presencia fehaciente de mis padres (pasado – presente) y de mis hijos (presente – futuro), con sus proyectos de descendencia (futuro), me plantearía seriamente que podría ser así.

..

Soy un cristiano muy creyente y por tanto estoy tranquilo al respecto, no me cabe duda que Dios lo tiene todo controlado y que será algo “bueno para nosotros”. No obstante, me surge la pregunta casi de manera espontánea al estudiar la historia del planeta y especie a los que pertenezco. Si fuera ateo estaría mucho más agobiado existencialmente.

Tengo la sensación también muy vívida de que el tiempo sí que transcurre, pero de una forma mucho más elástica, según regiones del universo y según individuos que lo perciben, que como lo medimos. Y de que los espíritus (la parte de nuestro yo que no se puede percibir ni medir en las tres dimensiones conocidas y que ya estaba antes y estará después de esta vida) de los humanos que estamos ahora aquí, ya estuvieron encarnados en todas esas personas del paleolítico (para los cristianos y otros creyentes esto podría ser una suerte de infierno / purgatorio / cielo, según se mire y según le toque a cada uno) y de que lo volverán a estar. Pero son sólo sensaciones, intuiciones, nada demostrable, por supuesto.

apes_timeline1

¿Qué pensáis / sentís / intuís / creéis?

Conozco algunas de las respuestas que me vais a dar:

– “Se ha llegado a configurar, así como consecuencia de la aplicación de las leyes de la física y de los vaivenes azarosos en esta parte del universo (formación del sistema solar, meteoritos…), junto con la evolución biológica. Que tú hayas nacido en el siglo XX es una casualidad más, todos los humanos tienen sensación de vivir el fin del mundo”. A falta de otras evidencias esta es la hipótesis que me parece más probable, la más cercana a lo verificable, incluso siendo creyente, pues las leyes de la física no son otra cosa que parte de las leyes de Dios, no obstante, no creo en casualidades como digo más arriba. ¿De dónde salieron las leyes de la física por cierto?

– “Ha habido varias humanidades / especies inteligentes / civilizaciones, sucesivamente (auto)destruidas en la Tierra. Estás apunto de vivir el fin de una más. También casualidad que te haya tocado”. No me parece imposible, de hecho, tiempo parece que ha habido de sobra para ello, pero es que no han dejado ni rastro y las bacterias, dinosaurios, primeros homínidos y extinciones masivas sí. No me cuadra. El posible rastro mitológico lo he estudiado bien y es trazable a cataclismos prehistóricos bastante conocidos (deshielo, volcanes, terremotos y tsunamis fundamentalmente), es decir muy recientes, neolíticos como muy antiguos.

– “La teoría de la evolución es una patraña, el homo sapiens siempre existió o es mucho más antiguo de lo que se dice y ha sufrido antes apocalipsis”. Esta hipótesis es parecida a la anterior, pero me resulta aún menos científica. Aparte la ausencia de restos evidentes, basta con fijarse en los animales domésticos, los perros en concreto, para observar el tremendo efecto de la evolución por selección, sexual, natural o conducida. Aun así, sí que me surge la siguiente duda: ¿por qué los gorilas y chimpancés se estancaron hace 6 millones de años y el género homo evolucionó vertiginosamente descartando muchas especies en el camino? Para un científico – cristiano la respuesta es obvia, pero ¿por qué precisamente así?

– “Anunakis, reptilianos… venidos de otros planetas, se pegaron por el nuestro hace 400.000 años y de sus coyundas con primates dejaron una raza de esclavos para cuidar sus minas: nosotros”: Uh, uh, secta chunga. Prefiero Lovecraft, mucho más elegante y romántico, jamás pretendió ser otra cosa que ciencia-ficción gótica. Lo mismo, ni rastro y si fuera así ¿ellos a su vez cómo surgieron en sus planetas? ¿La lío parda, dejo descendencia – esclava y me marcho sin dejar rastro salvo supuesta ayuda en construcciones (pirámides, Stonehenge…) y grabados (Nazca, jeroglíficos…) de piedra, pudiendo yo tele portarme y lanzar rayos láser? No cuadra de ninguna manera.

– “Ya lo cuenta la biblia, Dios lo ha dispuesto así para nosotros, la especie elegida y punto”: Vale, yo también creo que es voluntad de Dios, pero que nos ha dejado descubrir cómo hace las cosas (las leyes de la física) y eso es lo que me intriga. Porque me da que hace probatinas, deja que las leyes marquen su transcurso un buen rato, mete el dedo cuando algo no le gusta (un meteoritito que limpie a estos lagartos tan grandes y brutos…) y ahora tal vez cuenta con nosotros para participar con él en la construcción del universo… Total si hay vida eterna y premio para los justos cualquier mal es solventable.

Espero vuestras respuestas y comentarios. Quiero saber si soy el único zumbado con sensación matricial y que les da vueltas a estas cosas y cómo lo veis vosotros.

Gracias.

Sed felices que el mundo se acaba… que no… Gozo de un optimismo existencial totalmente (in)fundado.

Formulas preguntas
Con semilla de respuesta
Y conozco cuál es tu camino
De memoria

(Héroes del Silencio – Iberia Sumergida)

Anuncios

Cristianos, buscad la Belleza

Examinadlo todo cuidadosamente, retened lo bueno (Tesalonicenses 5:21)

Amigos, creo que hace un tiempo os prometí relataros si volvía a tener alguna experiencia mística o cercana a la plena iluminación.

Hace pocos días asistí a la misa funeral por el padre de una amiga en una parroquia de Madrid. Mi mujer querría haber ido, pero uno de los dos debía quedarse con los niños y decidimos que fuera ella.

El ir solo, me permitió poder concentrarme en el evento, atender a todos los detalles y dejar la mente en blanco por si Dios quería hablarme. Cuando voy a la iglesia con mis hijos es imposible hacerlo por motivos que imaginareis.

El enclave me pareció precioso, neogótico en el exterior, lo había visto muchas veces desde fuera, pero nunca había entrado. La nave central, retablo y capillas laterales también en ese estilo, con fondo de piedra claro, muy luminoso y una decoración rica pero tampoco recargada. Presidía el retablo La Virgen, rodeada de Ángeles, arriba y en el centro, abajo, más cerca de la altura de los ojos, un Cristo más bien pequeño, rodeado de 12 velas encendidas.

Llegué un rato antes de que comenzase la misa a la que había sido invitado, me senté atrás. Había un grupo de gente rezando juntos, un señor laico repetía desde el púlpito la mitad de una oración y el resto la completaban. Eran series del “Ave María” interrumpidas por algún “Padre Nuestro” y algún “Gloria”. El hombre mencionaba entre ellos unos “Misterios”. No sé muy bien de qué se trataba, pero creo que tenía que ver con la proximidad de la Vigilia de la Inmaculada.

[Inciso para los que no me conocéis: Soy un católico completamente nuevo y autodidacta. Fui bautizado, recibí la formación religiosa que era común a todos los niños en la EGB de los ochenta en España y a los ocho años hice la primera comunión, pero por lo demás crecí en un entorno agnóstico / positivista, con lo que aproximadamente a los diez años, abandoné todo aquello que no entendía en absoluto y que en casa me decían que era fundamentalmente “un cuento” por indemostrable. De modo que a partir de ese momento me clasifiqué a mí mismo como ateo. No obstante las figuras de Jesús y María nunca dejaron de caerme bien. Unos años después comenzó, muy lenta pero inexorablemente, el proceso de entrada de la fe en mí, sobre el que no me extenderé ahora porque daría al menos para un librito y lo merece. El inciso es para que comprendáis por qué no conozco los modos y usos de la iglesia y me limito a seguirlos sobre la marcha.]

De modo que me enganché a aquellas letanías, lo que me predispuso estupendamente para la concentración.

Una vez que empezó la misa, escuchaba con atención lo que se decía, liturgia y discurso del cura, pero en los momentos de silencio me concentraba en las figuras de La Virgen y de Jesús alternativamente y procuraba no pensar en nada. La primera sensación y que duró en todo momento era que ambos, me sonreían, incluso escuchaba su risa amable en mi cabeza.

Después La Virgen: “Nos ha costado muchos años irte trayendo a esto, no ha sido difícil pero sí muy lento, gotita a gotita. Ahora ya te relacionas directamente con mi Hijo, que te imponía tanto respeto. Es irreversible y sólo va a más”.

Los dos: “Hacía tiempo que querías tener un rato así para encontrarte con nosotros, pues aquí tienes la oportunidad”.

En algún momento sí hice una pregunta a Jesús, que me hago a menudo y mucha gente se hace, viendo su imagen en la cruz: “¿Realmente era necesario que padecieras tanto por nosotros? ¿Cómo el símbolo de la religión del amor y el perdón puede ser un instrumento de tortura y muerte?”

Y obtuve respuesta: “Sí, fue necesario. Precisamente para demostraros que no pasa nada, padezcáis lo que padezcáis en esta vida, tenéis un alma inmortal y El Padre puede resucitaros en carne y hueso. Y más importante, no hay nada que podáis hacer para que Dios deje de amaros, no hay nada que no os vaya a perdonar, si lo pedís de corazón”. Lo segundo lo entiendo muy bien ahora que soy padre. Por otra parte sé que la cruz simboliza también la unión de cielo y tierra en vertical y el paso de nacimiento a muerte en horizontal, pero ese es otro tema.

DSC_1903 (buscad belleza WP)

 

Looking for love without pain

Chasing your thoughts

Through my brain

I cannot feel desire

I can’t repair the wire

That connected our worlds

 

Running away from the hurt

Sending a signal to your world

Awaiting confirmation

I am standing patiently in the dark

(Repair, Felix Marc)

El discurso del cura me gustó mucho, iba totalmente en línea con la configuración de mi fe. Destacaré algo que dijo de lo que me he dado cuenta hace muy poco: No somos omnipotentes, el esfuerzo es conveniente y hasta necesario, pero no suficiente para triunfar en cualquier empresa, en la vida. Al final está también la mano de Dios. Esto lo he experimentado varias veces en la vida, con un balance muy positivo a mi favor y de las personas que son importantes para mí y es uno de los motivos primeros por los que tengo una fe muy clara. No creo en un destino escrito como un guion, donde Dios decide exactamente cada detalle de lo que sucede, pero tampoco en un Dios que escribió las leyes de la física y se retiró a descansar y observar. Creo en un término medio, en efecto las leyes de la física y las matemáticas son sin duda leyes de Dios, para el funcionamiento rutinario del Universo, pero creo en Su intervención saltándose estas leyes en su caso, para conducir la Historia según su plan y para comunicarse con nosotros iluminando pero sin cegar. Si no lo creyera no podría ser cristiano y tengo claro que esa manifestación no acabó hace 2000 años, yo mismo la he experimentado.

El ateo o el creyente que no sabe realmente en qué cree, que se siente valioso y se esfuerza, desesperan ante el fracaso y no digamos ante la muerte. En los últimos años yo mismo he experimentado un cierto fracaso (económico) debido a mi ineptitud financiera y jurisprudente, junto con la maldad de algunos y la corrupción y negligencia del sistema. Esto era una espina que llevaba clavada en el corazón debido a mi parte como causante (“soy un inútil…”). Hasta que me he dado cuenta de que si Dios me ama, no tengo que preocuparme de nada, Él me dará lo que realmente necesito, como ha hecho sobradamente con las cosas que importan de verdad. La próxima vez abriré más los ojos y en paz, lección aprendida, no hay mal que por bien no venga. Esto mismo me lo explicó mi psicóloga “laica” desde otro punto de vista: No somos omnipotentes, necesitamos la ayuda de los demás y dejarnos ayudar, algo que yo siempre había rehusado.

No me interesa en absoluto el catolicismo político, la militancia como oposición a los que no lo son, tratando de imponer o promocionar como normas terrenales (leyes, políticas) las supuestas directrices morales de la Iglesia a toda la sociedad. Sí me interesa que los católicos y cualesquiera otras religiones o filosofías de vida, puedan vivir libre y públicamente su religión, manifestando sus creencias y devociones, celebrando públicamente sus fiestas, pudiendo educar a sus hijos en el contexto de sus creencias y convicciones. El único límite debe ser el respeto a los demás, los derechos humanos y constitucionales y siempre teniendo en cuenta que la libertad de uno termina donde comienza la del otro. Es más, creo que esa vertiente de las religiones, en concreto de la católica, les despoja de su esencia, la trascendencia, la búsqueda de Dios, de la vida eterna y del sentido del Universo, para quedarse con el marco, una serie de normas morales materiales para la vida terrena, que acaban convirtiéndose en un fastidio y en una moralina (Nietzsche dixit) y es lo que provoca el resentimiento de los que no creen y de algunos que creen y con razón.

Mi opinión es que es normal que los que no creen que Jesús era quien decía ser (el Verbo, la Segunda Persona de Dios) y que murió y resucitó al tercer día, no encuentren sentido y sí muchas contradicciones en la religión católica. Pero también pienso que se equivocan en evaluarla como un movimiento político, porque no lo es, de hecho es lo contrario (“dad al césar lo que es del césar…”). El Dios cristiano no se dirige a los colectivos, las naciones, los pueblos, al contrario de lo que hacen las ideologías, se dirige a todos y cada uno de los individuos en particular, porque todos son fundamentales para Él, ni uno sobra. El hecho es que un supuesto mensaje de Cristo, según la corrección política y el pensamiento débil, referente a cómo se debe organizar la vida de la sociedad en la Tierra, gusta bastante a los adeptos de esas dos tendencias, aunque enseguida caen en la conclusión de que era un loco estupendo, que lo que predicaba es imposible de seguir (poner la otra mejilla, abandonar toda riqueza…) y que por tanto los católicos son grandes hipócritas todos condenables según su propia religión. Mi opinión es que no han entendido nada (yo tampoco es que entienda mucho pero creo que algo más que ellos, para empezar tengo bien abiertos los dos ojos de ver y alguno más); todos esos ejemplos de Jesús en el Evangelio, lo eran de máximos, la matrícula de honor, para santos perfectos, de ahí para abajo todo el mundo puede también salvarse, basta con pedir perdón de corazón. Los primeros doce apóstoles y el primer papa no eran héroes ni superhombres, eran gente bastante normal, pecadores, con defectos y los eligió Él. Para mí el mensaje está claro: “Quiero una Iglesia en que quepáis todos, no una secta de perfectos”.

DSC_1891

Los dos párrafos anteriores han sido una reflexión, ninguna revelación, volvamos pues con lo que capté aquella noche.

Como no conocía a nadie cuando llegué y sólo al comenzar la misa vi entrar a mis amigos, me situé sólo en un banco de los más retrasados entre los asistentes. Creo que ya he dicho que desconozco mayormente los pormenores de la liturgia y me limito a seguir a los demás y escuchar intentando entender o dejar la mente en blanco y abierta en los momentos de silencio, aunque también rezo.

En todo momento escuchaba una voz femenina de edad indeterminada justo detrás de mí, que “cantaba” todo lo que había que decir, lo que me ayudaba a seguir la celebración. Llegó el momento de darse la paz justo antes del misterio de la Eucaristía, que a muchos os resultará familiar, incluso a los no creyentes. Di la mano a una señora que había en el banco delante de mí y después me di la vuelta para hacer lo propio con quienes estuvieran detrás de mí, esperando encontrarme una persona mayor que yo y entonces me topé sólo con una chica que creo no llegaría a veinte años, de rostro angelical, visiblemente emocionada y “viviendo” el momento, que me estrechó su mano y me deseó la paz.

Salí a comulgar, es algo que hice por una última vez quizá con nueve años y que he vuelto a hacer hace muy pocos cuando tengo oportunidad, pues me hace sentir extremadamente bien. Para mí es un regalo, no una obligación.

Para regresar al banco que ocupaba encontré mi posición triangulando las de estas dos personas a las que había deseado la paz. Me coloqué un ratito de rodillas a rezar Padre Nuestro – Ave María – Gloria – Ave María, que es lo que hago habitualmente cada vez que emprendo un camino, al salir de casa por ejemplo y luego me senté de nuevo. Dejé pronto de escuchar la respiración de la chica detrás de mí. Me concentré en la imagen central baja, en el retablo, de Cristo crucificado, rodeado por doce cirios a sus pies, que ya he comentado antes.

Sé que los iconos, son sólo eso iconos, Dios no está más en ellos que un bosque o en un rincón de mi casa (misterio de la Eucaristía aparte), pero siento que son buenos transmisores o mediadores, que ayudan a conectar nuestra mente con la trascendencia. Por lo menos conmigo funcionan.

De modo que procuré dejar la mente en blanco mirando aquella imagen iluminada en medio de cierta oscuridad. En pocos segundos empecé a desengancharme del mundo físico y me iba invadiendo una sensación de felicidad y bienestar enorme. Hubiera desconectado de buen grado para un buen rato, pero en casa me esperaban mi mujer e hijos, estos ya acostados y al día siguiente había que ir a trabajar. Además el cura dio por finalizada la celebración.

Así que reconecté con mis manos y pies, me levanté y me acerqué a confortar a mis amigos y sus hijas. La chica que estuvo en el banco detrás de mí no se incorporó a la cola o si lo hizo, se hizo también invisible y cuando abandoné la nave, tampoco estaba allí.

She went away from me and she moved through the fair

En el improbable caso que este artículo te haya resultado interesante, te doy las gracias y te recomiendo otros míos en esta línea:

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/07/07/jesus-en-los-ninos/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/07/13/la-historia-del-universo-sigue-una-forma-de-onda-sinusoidal/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/07/16/quarks-y-planetas/

https://jocilesferrer.wordpress.com/about/

 

 

 

¿La Historia del Universo sigue una forma de onda sinusoidal?

Entonces Dios dijo: “Hágase la luz”. Y la luz se hizo. Dios vio que la luz era buena.

Hace unos días surgió esta idea de pronto en mi cabeza, como una “revelación”, mientras estaba haciendo otras cosas y no le había estado dando vueltas en absoluto; lo cierto es que el día anterior, había estado hablando con mi padre de ello, tratando de explicarle las dos hipótesis más comúnmente aceptadas en la actualidad, sobre el origen y fin del Universo.

maxresdefault

Los humanos de La Tierra sólo percibimos 3 dimensiones espaciales más el tiempo, mediante nuestros sensores naturales (los cinco sentidos) y eso es también lo que somos en principio capaces de procesar con nuestra CPU (cerebro) y de almacenar en nuestra memoria. Aunque algunos parece que son capaces de intuir más allá.

Las matemáticas predicen un universo multidimensional, teoría según la cual podría tener más dimensiones espaciales que las tres que nos son familiares, con lo que resultaría obvio pensar que nuestros sentidos de la percepción tienen alcances muy limitados, de la misma manera que es un hecho científico que nuestros ojos solo son capaces de percibir las ondas pertenecientes a un pequeñísimo rango del espectro.

Estas son las dos teorías para la historia del Universo de que hablaba antes:

  • Gran Implosión (Big Crunch en inglés): Expansión y de nuevo contracción hasta el “Gran Crujido”, propone un universo cerrado. Teniendo este una densidad crítica, su expansión producida por la Gran Explosión inicial (Big Bang en inglés) irá frenándose poco a poco hasta que comiencen a acercarse de nuevo por atracción todos los elementos que lo conforman, volviéndose a comprimir toda la materia (y la energía) en una singularidad espacio-temporal.
  • Gran Desgarramiento (Big Rip en inglés): Expansión eterna hasta la disolución en la nada. Este posible destino final del Universo dependería de la cantidad de energía oscura en él, que de contener la suficiente, primero las galaxias se separarían, luego la gravedad sería demasiado débil para mantenerlas integradas, después los sistemas planetarios perderían su cohesión gravitatoria. Por último, se desbaratarían estrellas y planetas y hasta los propios átomos se destruirían.

supernova

Relacionada con todo esto y necesaria para su mejor comprensión, la Teoría de Cuerdas es un modelo fundamental de física teórica que básicamente asume, que las partículas materiales aparentemente puntuales son en realidad “estados vibracionales” de un objeto extendido más básico llamado “cuerda” o “filamento”. Esta teoría pretende convertirse en la gran teoría del todo; hoy en día, es la que ofrece mayores expectativas de unificar las cuatro grandes fuerzas de la naturaleza: electromagnetismo, fuerza nuclear fuerte, fuerza nuclear débil y gravedad. Lo que equivale a unificar física cuántica y relatividad, retomando la tarea que Einstein dejó inacabada.

La teoría de cuerdas defiende la existencia de diez dimensiones espaciales y una temporal. Esas dimensiones estarían en las propias cuerdas, y por eso no las podemos percibir los humanos de La Tierra. Por ahora, no hay pruebas de que la teoría de cuerdas sea correcta, pero tampoco de que no lo sea.

Mi teoría / visión / revelación sobre la historia del Universo tiene aspectos de las dos que he enumerado antes: El espacio-tiempo, su “historia”, sigue una forma de onda curvada, como la amplitud de un seno de 0 a π, es decir naciendo en un punto de cero amplitud (fase 0), expandiéndose hasta un máximo de amplitud (fase π/2) y continuando de forma simétrica reduciéndose hasta amplitud cero en su fin (fase π). Se trata sólo de un modelo de concepto filosófico, de trayectoria histórica, no pretende ser una realidad matemática exacta ni mucho menos física.

OndaSenoidal3.svg

La curvatura del espacio-tiempo es una de las principales consecuencias de la teoría de la relatividad general, de acuerdo con la cual la gravedad es efecto o consecuencia de esta geometría curva. Los cuerpos dentro de un campo gravitatorio siguen una trayectoria espacial curva, aun cuando en realidad pueden estar moviéndose según líneas de universo lo más “rectas” posibles a través del espacio-tiempo curvado.

Mi teoría vista gráficamente en dos dimensiones, está delimitada por dos senos desfasados justo en π, o más sencillo en tres dimensiones, por dos embudos unidos por sus bocas anchas. De modo que su expansión “avanza” continuamente, pero al llegar a la fase π/2 de su historia, comienza de nuevo a contraerse, no porque la materia y la energía esté “regresando” por atracción al punto del que partió, sino porque continúa “hacia adelante”, sólo que a partir de ese punto-instante medio, la forma del “embudo” (los límites y forma del Universo) por el que avanza, va estrechándose, hasta volver a implosionar en una singularidad espacio-temporal en la fase π de su existencia. De este surgiría un nuevo Big Bang y así una y otra vez en eterna espiral (no confundir con eterno retorno, ciertas condiciones regresan cíclicamente, pero los hechos no se repiten exactamente, sobre todo si hay una inteligencia capaz de “aprender” para no repetir lo que no le gusta; no está demostrado que la humana esté capacitada para ello…). Una posibilidad que me parece plausible (supuesto que toda esta teoría lo sea) es que tras un segundo Big Bang, la expansión “rebote” en la dirección (multidimensional) en que venía, de modo que el universo no necesitaría disponer de un espacio-tiempo multidimensional infinito, iría en cada ciclo en un sentido u otro, en eterno rebote (esperemos que no en eterno retorno).

Es muy posible que a alguien ya se le haya ocurrido esto. Perdonadme en tal caso, pero no he encontrado esta teoría ya formulada como tal o suficientemente aproximada.

luces-nebulosas

Si hay un solo Universo (el que habitamos los humanos de La Tierra) o más bien un multiverso de paralelos, es un tema apasionante y relacionado con este, sobre el que no he recibido ninguna “revelación”, pero hablaría encantado de ello en tal caso.

Yo llamo Dios a la inteligencia y existencia universal que crea las leyes de la física (¿tal vez las modifique al comienzo de cada “ciclo”?), la materia y la energía y con eso debería bastar para todo lo perceptible y procesable por la ciencia y más aún. En el plano metafísico creo que proporciona un alma a cada ser vivo (un pedacito de la suya) y que en la Tierra se encarnó como Jesús hace sólo 2000 años, para intentar explicarnos su proyecto de existencia e invitarnos a participar conscientemente él; esto referido a los aspectos metafísicos y éticos, los físicos y matemáticos parece que los vamos descubriendo nosotros solitos poco a poco con cierto éxito, lo que sin duda le proporcionará felicidad como a todo buen padre / madre. Una de las modas es llamar a Dios “energía”, quizá para evitar llamarlo por su nombre; a mí  no me gusta llamarlo así, la energía es algo con una existencia plenamente física, que sabemos detectar, medir, generar y almacenar para su utilización, otra cosa es que en ella percibamos una manifestación del Creador, pero no hay que confundir un producto con su productor.

Espero que os hayan resultado interesantes y entretenidas estas reflexiones y que os hayan hecho darle vueltas a la cabeza. Como de costumbre, planteo más interrogantes que respuestas.  Comentarios y debates son bienvenidos.

Las imágenes estaban libremente disponibles en Internet.

Que La Fuerza os acompañe 😉

Si os ha resultado interesante este artículo, tal vez os gusten también estos otros míos en la línea de ciencia / metafísica:

https://jocilesferrer.wordpress.com/2017/01/04/los-neandertales-los-sapiens-y-su-relacion/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2016/12/10/eres-lider-o-gestor/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2016/02/18/ingenieria-de-sistemas-jornada-segmentada/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/11/27/cristianos-buscad-la-belleza/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/09/03/los-ninos-de-siria/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/07/16/quarks-y-planetas/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/07/07/jesus-en-los-ninos/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2014/07/08/actividades-de-espana-en-el-espacio/

Jesús en los niños

Si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos (Mateo 18:3)

Algunos domingos voy a la iglesia (católica) con mis hijos de 3 y 5 años. Si coincide con un trozo de misa, la seguimos dentro de lo razonable con ellos, de modo que no les sea un sufrimiento ni molesten más de lo aceptable al resto de asistentes. Cuando ya la entropía aumenta demasiado en ellos, nos pasamos a una capillita lateral, dedicada a la Virgen del Carmen, donde curiosamente, tienen en una esquina una talla de madera de la Pilarica, humilde pero muy simpática. Nos quedamos allí unos minutos “saludando y dando las gracias” a La Virgen en silencio, mis hijos introducen alguna moneda para encender velas eléctricas y miramos hacia la mencionada talla, aunque a veces también nos ponemos en el banco que mira a la talla principal del Carmen, sobre todo, cuando viene mi mujer. Luego nos “despedimos” de la Virgen y abandonamos la iglesia.

nuestra-senora-de-los-angeles-madrid

El caso es que en esos ratos aprovecho para hacer algo parecido a meditación, a veces mientras recitan la liturgia o mejor cuando ya ha terminado la misa o después de comulgar. Normalmente me quedo mirando al retablo central relajado e intento dejar la mente en blanco y a la vez abierta, por si “Dios quiere decirme algo”. Sucede que el retablo de la iglesia de mi barrio es aparte de bonito, muy sugerente para la “meditación cristiana” y la comunicación con Dios, o al menos a mí me lo parece. En el centro está la Virgen de los Ángeles, con el Niño Jesús en brazos, rodeada de ángeles grandes y pequeños. Arriba hay una representación de Dios Padre (un señor mayor con pelo largo cano) y del Espíritu Santo (la paloma) y ambos lados del retablo, fuera de él y a nivel de suelo, dos tallas a tamaño natural de Cristo adulto, una con un niño, que debe de ser algún santo, pero ninguna crucificado, lo que conecta muy bien con mi visión vitalista del cristianismo. Delante del altar sí hay una cruz muy bonita con mástil. Las varias capillas contienen advocaciones de La Virgen, algún Cristo y un santo, que no es precisamente de mi devoción, no por él, sino por sus seguidores. Dicho esto, algunos de mis santos favoritos son Santiago, María Magdalena, Francisco de Asís, Teresa de Jesús o Juan el Bautista, pero creo que no tienen representación en esta iglesia y de todos modos rarísima vez me dirijo a ellos.

De modo que suelo fijar mi vista en La Virgen (ella fue la primera que “comunicó” conmigo cuando aún era ateo), o algunas veces directamente en Dios Padre y como soy incapaz de meditar porque me quedo dormido, les lanzo preguntas de tipo metafísico, o quizá estas aparecen en mi cabeza. El caso es que siempre recibo respuesta y además de forma inmediata. Evidentemente, no puedo certificar si estas respuestas salen de mi subconsciente o realmente Dios (¿vía el Espíritu Santo, la Virgen…?) las pone “ahí”, pero sí puedo afirmar que son muy claras y concisas y las entiendo perfectamente. La voz es femenina cuando me dirijo a La Virgen (yin) y masculina cuando lo hago a La Trinidad (yan).

La ausencia de evidencia no implica evidencia de ausencia.

El caso es que el último domingo, tras habernos “despedido de la Pilarica”, no había misa y me senté con mis hijos un rato en la nave central, en los bancos adyacentes a la capilla lateral del Carmen. Ellos estaban medio jugando, pero tampoco hasta el punto de molestar a los demás, así que por unos minutos decidí relajarme y hacer mi “meditación”. Miré al frente y la vista se me fijó en el Niño Jesús que tiene la Virgen en brazos y pregunté: “¿Dónde puedo encontrarte?” y la respuesta apareció inmediata en mi cabeza, una voz de hombre joven que decía: “En esos dos pequeños que tienes jugando a tu lado”. Entonces comprendí que la Segunda Persona, el Verbo de Dios está sobre todo muy presente en los niños (y en lo que “piensan” como ellos) y por otro lado, que tenía que dedicar más tiempo “de calidad” a estar con mis hijos, es decir no sólo “acompañando”, sino dedicado en exclusiva y con la atención enfocada en ellos.

bedbf72da5d79249623ee27d66c48fdc

Cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo (Mateo 25:40)

Cuando soy yo el que hablo a Dios, directamente o a través de La Virgen, en una iglesia o en cualquier otra parte, como cada vez que despierto por la mañana, lo primero que hago es darle las gracias por estar vivo y por todas las personas y cosas buenas que me rodean en la vida. Nunca pido nada, en todo caso agradezco por adelantado y si no se me ocurre el qué, doy las gracias a secas. Es mi particular mantra cristiano. A veces le doy las gracias por lo que yo pueda haber hecho bien y le pido perdón por lo que pueda haber hecho mal, porque sólo Él sabe distinguirlo con exactitud. Por lo demás, confío en mi conciencia.

Los ateos auténticos, como algunas personas muy cercanas a mí, pensarán que “se me va” o que soy extremadamente “naif”… No, no fumo cosas raras antes de entrar a la iglesia, de hecho hace muchos años que no fumo, ni siquiera cosas raras, simplemente “me he quedado así”. Hay otra tendencia, no sé si muy actual o siempre existió, yo los llamo “los reveníos” (lo siento, soy extremeño, con acento castellano no tiene ni la mitad de gracia), en realidad no lo son, sino creyentes profundamente resentidos con Dios, la iglesia, el ser humano y el mundo; dicen admirar a Cristo y conocer muy bien el Evangelio, casi parecen cristianos puritanos, y en seguida te señalan como “mal cristiano”, desde el púlpito de su incredulidad. Nunca podrán entender a Dios como un creyente metafísico (cristiano, musulmán, budista, judío, hindú…), porque tienen el tercer ojo voluntariamente cerrado (el del culo no, que “os conozco”, el del alma…). Por hacer un símil, por mucho que lean, estudien y piensen el Evangelio, es como alguien que “viera” una y otra vez una película de acción con historia “profunda”, con una venda en los ojos, eso sí, escuchando perfectamente los diálogos, ruido ambiente y banda sonora; toda esa faceta de la película podría llegar a conocerla perfectamente, pero jamás captaría lo sucedido ni el “mensaje” de la historia completos, hasta que no lo hiciera con la venda quitada. De modo que se quedan con una visión “política” negativa, bastante estereotipada del cristianismo, que me enferma y me vacía y que más que una moral, es una moralina. Y luego hay otro sector al que no gusta nada mi visión del cristianismo, son los católicos fundamentalistas que han crecido en la versión del miedo, la culpa, el odio, la intolerancia, el juicio y la venganza y en vez de “rebotarse”, lo han asumido; yo los llamo “el reverso tenebroso del cristianismo” y se parecen mucho en lo de la moralina a los “reveníos”, sólo que con el signo cambiado, en realidad también tienen el tercer ojo cerrado, porque si de verdad creyeran, no estarían tan amargados… Los que sí salen espantados, suelen acabar en “los reveníos” y la verdad que no me extraña que mucha gente acabe así, yo es muy probable que  fuera uno de ellos de no haber crecido en un entorno ateo – agnóstico. Me encuentro a muchas más personas de estos tres grupos que remotamente parecidas a mí, así que, si la verdad es democrática, de un modo u otro, acabaré ardiendo en un infierno de cobardes, pero me da igual, porque esta es la fe que tengo y yo no la he elegido, sino que ella me eligió a mí. Las personas que encuentro más afines a mí, son creyentes de cualquier religión (cada una de las laderas para subir la única montaña que llega hasta Dios) o incluso agnósticas, pero “abiertas a la trascendencia” y desde luego tolerantes y amantes de la pluralidad y la gama de colores del Universo maravilloso que Dios ha creado para que participemos con él en su continua historia y construcción.

1410 XU Ro (33)

Gracias por leer hasta aquí, menudo ladrillo os he soltado, sólo quería una breve reseña sobre la “revelación” de Jesús y los niños y os he acabado desvelando gran parte de mi filosofía metafísica, bueno, hay a quien interesan estas cosas. Espero seguir compartiendo otras “revelaciones”, creencias y reflexiones con vosotros. Os deseo lo mejor, sed felices sin hacer daño a nadie y no os olvidéis de amar al Creador, a toda La Creación, de procurar hacer a los demás lo que os gustaría que os hicieran a vosotros y de cuidar de vosotros mismos (ayúdate a ti mismo y los demás te ayudarán también).

Abrazos. La ola es el mar.

Las fotos del retablo y la iglesia exterior están libremente disponibles en Internet, la de La Pilarica es de mi cosecha, cada vez que nos ocurre algo “especialmente bueno”, le “caen” unas flores.

Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino y le hundan en lo profundo del mar (Mateo 18:6)

Si os ha gustado este artículo, aquí tenéis otros míos metafísicos / cristianos / relacionados con el sentido de la existencia:

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/11/27/cristianos-buscad-la-belleza/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/09/03/los-ninos-de-siria/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/07/16/quarks-y-planetas/

https://jocilesferrer.wordpress.com/2015/07/13/la-historia-del-universo-sigue-una-forma-de-onda-sinusoidal/